martes, 18 de noviembre de 2008

Día de Muertos

Quiero dedicar este post en este mes de los fieles difuntos a dos personas muy especiales para mi, me refiero a mi abuelo Rafael Barrera Ortegón + y al maestro contratenor campechano Francisco Javier Pérez Pacheco + a quienes quería mucho.

Déjenme decirles, que me deja una profunda tristeza al saber que ya no están aquí, pero siempre vivirán en mi mente y en mi corazón.

Los recuerdo con mucho cariño, mi abuelo era una persona amable, cariñoso, con muy buen sentido del humor, nos consentía mucho y siempre me ayudaba por las tardes a hacer mis tareas de la escuela, era muy paciente conmigo y por las noches cuando me iba a dormir, cuando mis padres se iban a cenar a la cocina, él me hacía compañía hasta que me quedaba dormida.

Les confieso que lo quería muchisimo y que lo extraño demasiado, siento que me hace falta. Mi abuelo y yo siempre jugabamos melate por las tardes y una vez ganamos. Me gustaba mucho pasar las tardes con él. A mi hermanito y a mí nos quería y nos consentía muchísimo. Éramos sus nietos consentidos, y lo seguimos siendo aunque ya no esté con nosotros.

Que decir del maestro contratenor campechano Francisco Javier Pérez Pacheco, era una persona alegre, educada y con muy buen sentido del humor. También lo extraño mucho. Él me iba a cantar el “Ave María en mis XV años pero no se pudo pero aunque no lo hizo físicamente lo hizo espiritualmente. Francisco siempre llegaba a la casa de visita en compañía de sus amigos Wilberth, Adda, Mario y Carlos Emilio.

El mes de noviembre es un mes muy especial porque recordamos a nuestros familiares y amigos que ya se nos adelantaron. Para festejarles les ponemos su altar con los alimentos y bebidas que les gustaban. Se les pone chocolate, cerveza ( si tomaban), cigarros (si fumaban), flores, velas y hay personas que hasta les ponen un caminito hecho con flores para señalar el camino de las almas.

También se les pone pan y la foto de las personas que ya fallecieron. Se les reza un rosario y se les visita al cementerio.

Ahora les dejo una foto de estas dos personas que quise y sigo queriendo mucho.

MI QUERIDISIMO ABUELITO,
EN ESTA FOTO ESTÁ CONMIGO CUANDO ERA PEQUEÑA
EN UNA OCASION QUE FUI INTERNADA EN EL HOSPITAL


MI QUERIDO AMIGO FRANCISCO

3 comentarios:

mariana dijo...

hola sol. es hermoso recordar a nuestros difuntos pues ellos solamente mueren cuando nosotros los olvidamos. que dios los bendiga siempre.
son tus angelitos que ahora te estan cuidando el doble.

DE LA MANO DE TERESA DE JESUS dijo...

Hola SOl, paso a saludarte y desearte una feliz navidad junto a los tuyos. Un abrazo Grande, Teresa

Addalina dijo...

Mi vida hermosa:
Bien dijiste que me iba a gustar y emocionar con este post, mil disculpas que no lo había visto.
Al igual que tú, son dos personas que siempre recuerdo y que aún me hace sentir nostalgia hacerlo, pues, como dices, son personas importantes en la vida que se extrañan horrores.
Tu abuelito, qué decir de él, ha sido la persona más importante de mi vida y el que no esté es tener un vacío que nada ni nadie puede llenar. Francisco, bueno, no fui su amiga de manera tan estrecha como lo fue Mario, pero llegué a quererlo y admirarlo mucho.
Como te dice Mariana, son dos personas que aunque se les extraña, queda el saber que están aún con nosotros a pesar de la lejanía y de lo que conlleva el trascender a otro estado.
Viven, siempre que se les lleve en el corazón.
Te amo.